Casi por regla general, mi disciplina para cualquier proyecto web de mediana envergadura se limita a tan sólo unos cuantos días o semanas. No es que yo, adrede, sea indisciplinado sino que eventualmente la disposición de tiempo era tan mala de mi parte que cualquier blog no pasó a tener más de 10 entradas totales publicadas, y eso para mí fue un gran éxito.

Dicho blog —el que casi, casi llegó a las 10 entradas— fue al que más cuidado le presté, y también el que más descomunalmente fracasó. Y la verdad, no era para menos: Primero, fue creado en wordpress.com; bueno, esto no le resta mérito alguno, pero la personalización se hace algo problemática. Segundo, trataba de un tema único, que a pesar de no ser aburrido —para mi, al menos— debió hacerse aburridísimo para los pocos lectores que llegué a tener (sin números es mejor): la operación bursátil vista por un principiante (yo, desde luego).

Así pues, creo que nunca nadie llegó a leer completo una sola entrada, menos cuando comenzaba a tratar cosas tan “extrañas” que a pocos podrían llegar a resultar interesante. Claro, sépase que no soy de los que creen que hay que escribir pensando en lo que los demás buscan, sino en lo que uno desea expresar, pero dejándose entender, cosa que nunca hice.

Con seguridad esta entrada será de las más largas que llegue a redactar, no lo afirmo categóricamente (que la lengua/letra castiga) pero le doy altas posibilidades de que así suceda. De todos aquellos post de “este blog tratará sobre” me deshago de una buena vez, escribiré de cualquier cosa que me llegue a interesar y tenga en buen ver publicar. Claro que no es para ir a extremos: difícilmente publicaré acá algo de, póngale, física cuántica o fisionomía de los roedores [qué poco original]; así como con seguridad se tratarán algunos temas tecnológicos, financieros, 2.0, etc. de vez en cuando; mas mejor no adelanto que el/los potencial(es) lector(es) podrían abandonar el barco antes de zarpar.

Ya se habló del problema, intentar ahora sacar adelante la solución, que en el fondo, es lo más importante.

Saludos desde CR!